Buscar
  • Almudena

¿Eres coherente? ¿Eres tú mism@?



En mi anterior post me planteaba cómo podemos ser sostenibles con el mundo si no lo somos primero con nosotros mismos (https://www.almudenagalancoach.com/feed/un-mundo-sostenible-comienza-en-ti)


De igual manera que creemos que podemos ayudar a los demás o esperamos que alguien o algo externo nos “rescate”, muchas veces queremos - incluso exigimos- que los demás sean coherentes, cuando nosotros quizá no lo somos.




La coherencia empieza en uno mismo, y se da (o no) en cada una de las decisiones que tomamos en las pequeñas cosas del día a día. En lo cotidiano está la clave.

Pero a menudo queremos tomar grandes decisiones, mientras pasamos por alto lo “pequeño”. Reflexiona por un momento: en un día cualquiera, donde aparentemente no ha ocurrido nada fuera de lo normal… ¿te sueles tomar un momento para decidir si realmente quieres o no hacer algo?


Insisto, no me refiero a nada de gran magnitud, imagina lo más simple que se te ocurra: devolver sin ganas una llamada que no has podido atender en el momento, quedar con alguien cuando para no quedar mal cuando ese día prefieres estar sol@, mantener una conversación y hablar del tiempo cuando realmente no te apetece seguir hablando, etc.

En definitiva: cuántas veces decimos un “SI” cuando interiormente sentimos un “NO”. Esta es la mayor falta de respeto hacia nosotros mismos.

Y también hacia los demás dado que, aunque creamos que no siempre se nota, todos distinguimos cuando alguien se dirige a nosotros de forma auténtica, con entusiasmo, con alegría, con ganas... y cuando sus acciones son simplemente"correctas".


Por ello no tiene sentido sorprendernos u ofendernos cuando percibimos que alguien nos ha llamado por cumplir o nos ha preguntado ¿qué tal? para quedar bien dado que, simplemente, se está cumpliendo lo inevitable:

Lo que es dentro, es fuera. Si no somos auténticos con nosotros mismos, no podemos esperar atraer la autenticidad del exterior, es lógica pura.

Para mí, autenticidad y coherencia son indivisibles. Y desde esta premisa quiero compartir con vosotros dos claves para reconocer la coherencia en tu día a día:


1. Coherencia es la alineación entre las 3 Is: Intuición (corazón), Intelecto (cabeza) e Instinto (cuerpo).

  • Cuando sentimos fuertemente algo, desde el corazón, cuando hay un “de repente” que te lleva sin pensar hacia algo inesperado, no premeditado, que parece un sinsentido o una locura (para ti y para los demás), pero que no puedes no hacer... y lo haces, estás siguiendo a tu intuición, a tu corazón, sin condiciones.

  • Cuando nos dejamos guiar por ese "pálpito" y somos auténticos, nuestro intelecto se pone al servicio de nuestra intuición y es cuando, de pronto, se nos ocurren ideas geniales para llevar a cabo esa locura.

  • En consecuencia, cuando estamos alineados con quienes somos de verdad y con lo que realmente queremos hacer, nuestro cuerpo se pone en movimiento utilizando toda la energía disponible al dictado de nuestro corazón. De ahí surge la acción coherente: cabeza, corazón y cuerpo en la misma dirección.

Cuando sentimos esa intuición y la ignoramos, porque pesan más nuestros miedos, el análisis, o la reacción frente a la acción... comienza la división y la incoherencia.

2. Coherencia es la alineación entre lo que piensas, lo que dices y lo que haces.

  • A menudo pensamos en hacer algo (y creemos estar muy convencidos de ello) y entonces comenzamos a sopesar si lo debemos hacer o no, las consecuencias, a quién podemos molestar, etc. Es entonces cuando llega la parálisis por análisis, y esa suele ser la mejor garantía para no llegar a hacer nada.

  • En ocasiones llegamos a expresar con palabras lo que queremos (otras ni eso) pero, cuando llega el momento de ponerse en marcha, no nos movemos. Y hasta que no llegamos a la acción, no hay coherencia.

La acción no es para alcanzar una meta o un objetivo, es la consecuencia de tu compromiso para llevar hasta el final lo que realmente quieres, lo que realmente eres.

¿Qué ocurre cuando nos damos cuenta de nuestra incoherencia? Cuando somos conscientes de que hemos desatendido a nuestro corazón, dejándonos guiar solo por nuestra mente, o por reacciones instintivas frente a algo externo... Antes que nada, enhorabuena por haberte dado cuenta.


Y después, si estás descontent@ por lo que has decidido hacer (o no hacer), siempre tienes esta alternativa:

O cambias la decisión, o cambias la actitud frente a la decisión que has tomado.

Dedicado a mi abuela María, la persona más coherente que me ha regalado la vida.

Mi Maestra, mi luz, mi guía. En mi corazón siempre.

Gracias

139 vistas
ContÁctAME

​Tel: +34 649 539 063​

info@almudenagalancoach.com

  • Negro del icono de Instagram
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Icono negro LinkedIn
  • Black Twitter Icon

© 2017 Almudena Galán Martínez